Perversos

Paseaba – aún conmocionado por la lectura de una noticia según la cual un juez condenó a realizar durante ¡¡solo cuatro meses!! tareas socioeducativas a dos menores que han reconocido insultos y vejaciones una joven de 14 años que se quitó la vida, a consecuencia del acoso escolar a la que ambas menores la habían sometido -, cuando encontré de nuevo a mi entrañable amigo, aquel con el que había compartido muchos, no tan lejanos, cafés-inicio de mis jornadas laborales. Tras las mutuas e inevitables preguntas relacionadas con salud y familia, iniciamos rápidamente una charla que giró en torno a cuanto tiene relación con aquellos temas que, desde hace bastante tiempo, tienen uncida al yugo del descontento a una gran parte de la ciudadanía española; excuso decir que la mayor parte de ella se centró en la cuestión con la que inicié este texto, pues, en un momento de la conversación, mi interlocutor afirmó que él, durante largo tiempo, también había sido víctima de acoso en su empresa, aclarándome también que esta práctica era conocida con el nombre de acoso laboral o «mobbing», uno de los más execrables aspectos de las relaciones humanas. De nuevo, aquella afirmación me animó a preguntarle sobre esta peripecia suya, a la que él me respondió: Continúa leyendo Perversos