¡Como somos los humanos!

Han pasado once años desde que entré en el club de jubilados; ¡si, si!, en ese grupo de personas que no trabajan a cambio de dinero. En ese periodo de tiempo, he tenido la oportunidad de constatar que cuando alguien se jubila, paulatinamente, se jubila también su influencia sobre el entorno que lo rodea, especialmente sobre quienes aun trabajan, y que, invariablemente, al contactar con ellos, terminan inculcando en su jubilado interlocutor la poco grata sensación de distanciamiento que provoca su nunca pronunciado pensamiento: «¡que me va a enseñar a mi este viejo!». Consciente de esto, soy yo quien, una y otra vez, trata de romper ese distanciamiento – probablemente originado por la diferencia de edad y por la preconcebida idea de «este ya no sirve para nada» – y aunque ya hace tiempo que no trato de convencer a nadie de nada, observo en ellos, gestos, miradas y, a veces, comentarios, que atestiguan su desacuerdo con muchos de mis puntos de vista sobre cuestiones vinculadas con el estilo de vida de nuestra sociedad.

Percibo también ese distanciamiento durante las esporádicas relaciones que mantengo con quienes arreglan averías domésticas. Quien haya leído algunas entradas de ésta página, habrá notado que me gusta el bricolaje, a ello se une mi formación técnica, cuya combinación me permite tener una visión bastante precisa de mucha variedad de arreglos y reparaciones caseras. Pues bien, es ahora cuando cualquier pofesional (sin r) que entra en mi casa para arreglar o instalar cualquier tontería – afortunadamente entran pocos –, cuando mejor, me da lecciones sobre su trabajo y, cuando peor, me echa una mirada de perdonavidas a la vez que piensa «¡qué coño sabrá este viejo!». Solo, desde mi entrada en el club de jubilados, he notado este comportamiento.

Sigue leyendo ¡Como somos los humanos!

Modelismo naval: construcción del modelo Copa del América “Loteta”. Parte XI

Viene de: http://www.ganandobarlovento.es/construccion-del-modelo-copa-del-america-loteta-parte-x/

Finalizada la construcción del mástil del “Loteta”, paso ahora a describir el equipo de radiocontrol del este modelo y la forma de controlar su rumbo y maniobra de velas.

Para el gobierno del “Loteta” he elegido una dirección de radio de la marca Graupner, compuesta por los siguientes elementos:

  • Emisor: mz-10.
  • Receptor: GR-12L
  • Batería del receptor y servos: 5NH-2600RX
  • Servo del timón: C 5191.
  • Servo de velas: Regatta II.

El “Loteta” es un modelo bastante grande y, en consecuencia, tanto su timón como sus velas generaran, durante sus maniobras, unos esfuerzos equiparables a su tamaño, razón por la que ambos servos son de los clasificados como de «alto par». El acoplamiento entre la mecha del timón y su servo creo que no requiere ninguna explicación, pues es de lo más clásica, por ello solo volveré a referirme a ella cuando esté montada a bordo. Sin embargo, para la maniobra de velas he creído conveniente hacer un montaje de pruebas antes de instalarla en el modelo, pues era la primera vez que me enfrentaba con un sistema como este y deseaba comprobar su operatividad, pros y contras.

La Fig. 1 muestra el citado montaje de pruebas; en ella son visibles todos los elementos de radiocontrol – excepto el emisor – pero, en cualquier caso, solo resaltaré de ella el servo de la izquierda (Regatta II) en cuyo tambor, de doble garganta, están ligeramente bobinados en sentidos contrarios ambos extremos del hilo de nilón que, a su vez, pasa por la garganta de la polea de la derecha. Esta polea, además de permitir la ida y vuelta del hilo, lo mantiene también tenso permanentemente por el efecto de sus dos muelles (ver Fig. 2).

fig 1

Fig. 1

Sigue leyendo Modelismo naval: construcción del modelo Copa del América “Loteta”. Parte XI