Modelismo naval. Diseño y construcción del modelo de una goleta del siglo XIX

Viene de:

De lo dicho hasta aquí se desprende que la sobrequilla es la pieza integradora de todas las demás, pero no se le escapa a nadie que sus dos milímetros de espesor y sus muchos escotes favorecen enormemente su flexión longitudinal, algo absolutamente inaceptable, por ello he creído conveniente encajarla sobre la quilla de la manera ya explicada, aunque ello no sea ni el método más eficaz para evitarla ni el único, pues también he decidido colocar cartabones de contrachapado entre cuaderna y cuaderna que desempeñaran dos funciones: mantener la perpendicularidad entre las cuadernas y la sobrequilla, y rigidizar simultáneamente todo el conjunto para realizar, sin sorpresas desagradables, el proceso de instalación del soporte del forro de cubierta y el del forrado del casco. Así pues, este “Dos Amigos” tendrá diecinueve cartabones por banda, tal como muestra la imagen 19e.

Con todas las piezas diseñadas hasta ahora, ya es posible explicar el proceso de montaje del modelo y, al mismo tiempo, definir la estructura fundamental de su casco, para ello me referiré a las imágenes 20, 21 y 22, en las que, para no complicar el dibujo, no están representados los cartabones ni sus soportes. En la primera son visibles las piezas nominadas, antes del ensamblado entre sí, de modo que la parte “C” de la imagen 21 representa el montaje de las piezas de “A” más las de “B”.

Las piezas “D” de la imagen 21, pueden unirse a las “C” como una sola pieza o una por una, a criterio del modelista que, en cualquier caso, darán lugar a la “E” de la imagen 22, que también incluye la tapa de regala.

En el dibujo “F” de la imagen 22 están incluidos el soporte del forro de cubierta – que oculta el canto alto de las cuadernas -, el trancanil y los alavantes. El trancanil se instalará después del soporte del forro de cubierta, y los alavantes – que, a primera vista, solo parecen elementos decorativos – tienen en este modelo la función de soporte del forro de la amurada en proa, y su plano de situación se muestra en la imagen 22 a (lo trazado en rojo del extremo de proa) y, como puede apreciarse, también se diseña a partir de los datos que facilita el plano de formas, resultado de lo cual es el plano mostrado en la imagen 22b.

Antes de continuar con el diseño de otros elementos del “Dos Amigos”, muestro en la imagen 22c la sobrequilla, cuadernas (debería decir mamparos), tinteros y cartabón soporte de bovedilla, listos para montar, si se exceptúan los soportes cartabones cuadernas aún no encolados a estas últimas.

Lo que sigue ahora es la descripción del diseño del soporte del forro de cubierta, el trancanil y la tapa de regala de este modelo “Dos Amigos”, que también se obtienen del plano de formas y del plano de la cuaderna maestra, aunque no de una forma directa, sino que es necesario desarrollarlos y trazarlos sobre superficies planas, método de desarrollo que, como ya he dicho para el espejo y bovedilla, está fuera del alcance de este relato. Para hacer el desarrollo del soporte del forro de cubierta y del trancanil es necesario valerse de la línea de cubierta al costado, de la línea del canto alto de las cuadernas (brusca) y de las secciones de los pies de los barraganetes para llegar, con todo ello, a los planos 23, 24 (notar en ellos las dos líneas paralelas verticales utilizadas para su impresión a escala 1/1) y 25, detalle del 24.

Tras confeccionar los cartabones cuadernas, encolar a estas los soportes de aquellos, trazar y cortar el soporte de cubierta, además de los trancaniles, procedí al montaje de todas ellas y del resto de las piezas ya elaboradas, de lo que las imágenes 25a y 25b muestran distintos momentos. En esta última se observa el tintero del trinquete recién encolado, y el del palo mayor ya instalado; también es visible en ella el soporte que confeccioné para mantener recta la sobrequilla durante la construcción del casco y como soporte del conjunto del modelo, del que más adelante pude comprobar que solo cumplió parcialmente sus objetivos.

Seguidamente encolé el soporte de la bovedilla, la bovedilla y las dos primeras tracas del extremo superior de los barraganetes, tal como muestra la imagen 25c. En este momento de la construcción del “Dos Amigos”, el objetivo básico de la colocación de ambas tracas, es proteger a los barraganetes de una rotura fortuita a causa de algún golpe.

Como es sabido, la bovedilla tiene un espesor de 0.6 mm que es muy apropiado para adaptarse a su forma curva, pero muy poco adecuado para el buen encolado de sus bordes a otros elementos del modelo con los que debe unirse; a causa de ello encolé a dichos bordes unos suplementos de contrachapado que facilitarán su unión a ellos, los cuales están señalados con flechas en la imagen 25d

A la bovedilla siguió el montaje del espejo que, al tener el mismo espesor de aquella, también encolé a sus bordes unos listoncillos de contrachapado, tal como es visible en la imagen 25e, en la que también es visible la tapa de regala del espejo que oculta todos los listoncillos de contrachapado del borde superior del espejo.

El conjunto bovedilla-espejo puede verse en la imagen 25f

Basándome en el plano de cubierta del “Dos Amigos” que localicé en Internet, trazado en su época, he hecho el del modelo con gran fidelidad, tal como muestra la imagen 25g.

El desarrollo de la tapa de regala utiliza la línea de regala del plano de formas, la cuaderna maestra y las cabezas de los barraganetes, dando como resultado el plano de la imagen 26 (no volveré a insistir sobre las dos líneas verticales). La tapa de regala conviene montarla, mediante encolado sobre la cabeza de los barraganetes, lo más pronto posible con objeto de incrementar la resistencia de estos a los posibles golpes fortuitos que pudieran romperlos.

Antes de continuar el montaje del casco del “Dos Amigos” pude comprobar la escasa rigidez y planitud que su antes mencionado utillaje-soporte confería a la sobrequilla, por cuyo motivo decidí diseñar y construir otro que cumpliera fielmente los objetivos que ya antes mencioné, resultado de lo cual es lo mostrado en la imagen 26a.

Así pues, solucionado el problema con este nuevo utillaje-soporte, emprendí el ajuste y montaje del soporte cubierta, según se ve en la imagen 26b, en la que aún no está encolado el mencionado soporte.

La cubierta del modelo tiene doble alabeo, uno en el sentido proa popa (arrufo) y otro en el sentido babor estribor (brusca), de modo que convenía encontrar un método que mantuviera el soporte cubierta permanentemente en contacto con la sobrequilla y con el canto alto (bao) de las cuadernas durante el tiempo de secado de la cola, y el elegido fue una lámina de gomaespuma con la forma de la cubierta y un espesor doble (más o menos) de la altura de los barraganetes, de modo que al comprimirla como se ve en la imagen 26c, la mantuviera en contacto con los elementos ya mencionados. Los palitos que sujetan la gomaespuma son los que se utilizan para hacer brochetas.

El encolado del soporte cubierta es visible en la imagen 26d.

Ahora le toca el turno a la instalación de los trancaniles. En la imagen 26e ya está encolado el de estribor y en proceso de secado de la cola, el de babor.

La imagen 26f muestra los trancaniles definitivamente instalados.

La etapa siguiente consistió en la confección e instalación de los alavantes que, como ya adelanté, son elementos que cierran la parte de proa de la amurada del “Dos Amigos”. Previo al montaje de los alavantes, creí conveniente confeccionar un utillaje para mantener la posición relativa de ambos durante el tiempo de secado se la cola, uno de cuyos momentos está plasmado en la imagen 26g. Finalizado este periodo y retirada la cinta adhesiva que mantenía en su sitio al conjunto alavantes-utillaje, queda a la vista lo que muestra la imagen 26h

Por cierto, el planito del utillaje antes mencionado – obtenido del plano de la imagen 22a – es el de la imagen 26i

Cuando monté las segundas tracas bajo las ya instaladas, la cinta adhesiva visible en la imagen 26g demostró su escasa eficacia para mantener en su lugar al conjunto utillaje-alavantes, por ello recurrí a un alambre para que asumiera ese cometido, como es visible en la imagen 26j señalado con flechas; tal alambre se ajusta a un dibujo (imagen 26k) trazado a partir del plano de la imagen 22a.

Tras colocar las dos primeras tracas de cada banda, procedí a instalar las tapas de regala, de las que la imagen 26l muestra el encolado de la de babor

Terminado el encolado de las tapas de regala y de las tracas inferiores de las amuradas, confeccioné, partiendo del plano de la imagen 19c, la pieza compuesta por el codaste, quilla, roda y tajamar, cuya única dificultad fue hacerle la ranura del alojamiento de la sobrequilla, uno de cuyos momentos se aprecia en la imagen 26m.

Seguidamente encolé el conjunto codaste, quilla, roda y tajamar a la sobrequilla, tal como es visible en la imagen 26n.

La imagen 26p, muestra otra perspectiva de nuestro “Dos Amigos”.

Modelismo naval. Diseño y construcción del modelo de una goleta del siglo XIX

Viene de:
https://www.ganandobarlovento.es/modelismo-naval-diseno-y-construccion-del-modelo-de-una-goleta-del-siglo-xix/

Del plano de formas también se obtienen las cuadernas, para cuya finalidad es imprescindible recurrir a la caja de cuadernas de la imagen 9 que, tras eliminarle longitudinales y líneas de agua se convierte, más ampliada, en la imagen 17.

Ahora tomaré como ejemplo la cuaderna 16 (la de color azul obscuro) que, junto con la línea de regala (amarilla) y la línea de cubierta al costado (morada), he copiado en la parte izquierda de la imagen 18. También he tomado del fragmento de cuaderna visible en la parte inferior izquierda de la imagen 3, la línea del canto alto del bao – brusca – a la que, previamente, he sometido al mismo proceso del plano de formas, en lo que a escalados se refiere, cuyo resultado es la línea roja de la derecha de la imagen 18; esta línea es la de brusca del “Dos Amigos”, de modo que uno de sus puntos debe coincidir con el de cruce de la cuaderna con la línea de cubierta al costado, y su punto medio debe situarse sobre la línea de crujía, tal como se ve en la cuaderna trazada en la derecha de la imagen 18. El tramo de cuaderna comprendido entre la línea de regala y la línea de cubierta al costado es el barraganete que, obviamente, tiene sus dimensiones determinadas por el espesor del contrachapado utilizado para elaborar las cuadernas y la cota “b”, obtenida mediante el proceso de escalado ya explicado. Ahora es necesario trazar sobre la cuaderna una abertura (escote) por donde la atravesará la sobrequilla cuando se instale sobre ella, que no es otra que la de dimensiones “a” x “h”, en la que “a” es el espesor de la sobrequilla y “h” es la parte de ésta que queda por debajo del escote de alojamiento de esta cuaderna. Es posible adoptar otros dimensionamientos, pero siempre es necesario tener en cuenta las posibles alteraciones al plano de formas a que puedan dar lugar. Lo explicado para la cuaderna 16 es completamente extrapolable a las demás, por lo que no insistiré más sobre ello.

En la imagen 18a son visibles, impresas en folio, varias cuadernas y algunas notas informativas referentes a las mismas. También muestra el método de calcado – ya explicado para la sobrequilla – como forma de transferir a la madera las formas de las cuadernas, para lo que utilizo, regla para líneas rectas y plantillas de curvas para las demás.

Finalmente, la imagen 18c muestra el panel de contrachapado finlandés de 3 mm de espesor con los dibujos de cuadernas, listo para su corte.

En este punto relataré a grosso modo el diseño del espejo y la bovedilla de nuestro ínclito “Dos Amigos”, cuyas superficies exteriores he decidido que sean dos fragmentos de superficies cilíndricas de radios diferentes. Ambas piezas estarán hechas de contrachapado de abedul finlandés de 0.6 mm. de espesor y, naturalmente, también se trazarán a partir del plano de formas, aunque en esta ocasión, no de forma directa, como fue el caso de la sobrequilla y las cuadernas, sino desarrollándolas previamente sobre una superficie plana, método de desarrollo excluido del alcance de este relato. El borde superior derecho de la bovedilla (mirando al modelo con la popa a la izquierda), debe instalarse de modo que esté en contacto con el borde de la cara inferior del soporte del forro de cubierta y, además, debe permitir que el borde inferior del espejo esté en contacto con él en toda su longitud. Para una unión más firme de la bovedilla a la sobrequilla, también está previsto un cartabón de bovedilla previamente instalado sobre ella. La imagen 19 es un corte por crujía del espejo, bovedilla, cartabón de bovedilla, sobrequilla, soporte del forro de cubierta y sus forros correspondientes; en su parte inferior es visible una ampliación, sin forros, de la zona delimitada por el circulo negro.

La imagen 19a muestra el plano del soporte de la bovedilla, bovedilla y espejo; para estos dos últimos sigo la práctica de cortarlos con sobrante y así poder realizar sobre ellos los retoques que procedan para su adecuado encaje entre sí.

Ahora le toca el turno al diseño del conjunto codaste, quilla, roda y tajamar que se obtendrá directamente del plano de formas, tal como está señalada – bordeada en rojo claro – en la imagen 19b

La imagen 19c muestra el plano de esta pieza, en el que la línea roja de trazos representa el límite del encaje de la sobrequilla en ella y, por ende, la línea de fondo de la acanaladura practicada en ella para tal fin, y las dos líneas verticales más largas sirven para seguir el método de impresión del plano ya explicado para la sobrequilla. La imagen 19d es la ampliación de la sección “B-B” del plano 19c.

Continúa en:
https://www.ganandobarlovento.es/modelismo-naval-diseno-y-construccion-del-modelo-de-una-goleta-del-siglo-xix-3/

¡Una brillante gestión política!

  1. Crear una empresa aquí supone hacer un auténtico viacrucis por el laberinto de las demasiadas administraciones que, a menudo, lejos de informar, desinforman y entorpecen las gestiones a base – entre otros – de farragosos y, no pocas veces, innecesarios impresos, pero a cambio de nada que no sea molestar al emprendedor, y siempre celosas de llevarse su parte del pastel, especialmente cuando la empresa es pequeña o mediana.
  2. También es frecuente que los propietarios de empresas busquen jugosas y cómodas subvenciones públicas, además de suculentos pedidos de las distintas administraciones que, a menudo, logra con dudosa transparencia de la que forman parte amigos, amiguetes y variopintos personajes sobornables preferentemente enraizados en política o con conexiones en ella y, a poder ser, exhibiendo cargo público, cuanto más relevante mejor; operativo este que, indefectiblemente, encarece el producto final que la empresa entrega. Los abusos a empleados, a menudo, adornan “brillantes” gestiones empresariales, sin que los sindicatos muevan un solo dedo para impedirlo. ¿Plan de inversiones, innovación, viabilidad y futuro para su empresa?… ¿para qué?, eso solo lo hacen verdaderos empresarios, pero en este país abundan los que, con la sola propiedad de un negocio se llaman empresarios, pero los de verdad, lamentablemente escasean.
  3. Ya hace años que los ordenadores invadieron la totalidad de los ámbitos laborales, que además de aliviar tediosas y repetitivas tareas, también han recortado el número de personas que, hasta su advenimiento, eran necesarias para llevarlas a buen puerto. En todas las empresas e instituciones privadas ha ocurrido eso, excepto en las públicas, en las que el personal, lejos de disminuir, ha ido a más, lo que se traduce en menor volumen de trabajo para más personal que lo realice, por lo que el tiempo de trabajo efectivo por funcionario ha disminuido ¿Qué pasa con el tiempo restante? La respuesta es obvia.
  4. El Estado Español cuenta con una administración central, diecisiete comunidades autónomas, dos cabildos insulares, dos ciudades autónomas y multitud de empresas públicas, algunas duplicadas y con deficientes cuentas de resultados. Por si todo esto fuera poco, partidos políticos y sindicatos (entre otros) cuentan, por ley, con subvenciones del estado. ¿De dónde sale el dinero para que todo esto funcione? Inevitablemente del bolsillo de la ciudadanía, cuya cuantía cualquiera puede conocer echándole un vistazo a los Presupuestos Generales del Estado y a los del resto de las administraciones públicas, tras lo cual, también podrá comprender las razones del déficit público que avalan lo dicho por una relevante política «el dinero público no es de nadie».
  5. Noticia del día 7-8-2019: Las bajas laborales restan un 6% al PIB.
  6. Leído lo anterior no cuesta trabajo entender por qué hoy día, quien compra una vivienda se hipoteca de por vida (treinta años normalmente), y es muy frecuente que a ello contribuyan dos de la misma familia, mientras que quienes ya hace mucho que peinamos canas – algunos no tenemos ni esa opción – conocimos tiempos en los que era bastante normal adquirir una vivienda en un plazo de diez años y con los ingresos de solamente uno de la familia.

 ¡Ole avances sociales!