Eliminación de barreras arquitectónicas: un ejemplo a no imitar

Viene de https://www.ganandobarlovento.es/ignorantes-supinos/
De aquella patética reunión de vecinos a la que asistí por error, saqué la conclusión de que el acuerdo adoptado en ella para elegir la poco estudiada y peor presentada modalidad de eliminación las barreras arquitectónicas del portal, fue el resultado de unos votos favorables emitidos por unos votantes incapaces de argumentar, tan siquiera mínimamente, las razones de su voto, lo cual me puso frente a una de las imperfecciones de los métodos democráticos: el voto de quien solo se molesta de enterarse de la vida ajena, vale lo mismo que el de quien se preocupa de enterarse de aquello que vota.
Parece que a «algunos» del órgano de gobierno de mi comunidad les debieron de «comer el coco» porque, algún tiempo después de la mencionada patética reunión, se convocó otra ¡con el mismo orden del día!, en la que se anuló el acuerdo de aquella y se votó a favor de otra variante de eliminación las barreras arquitectónicas más acorde con los gustos de «algunos», pero… ¡a doble precio!, y con unas mejoras más que dudosas.
Las obras duraron algo más de ¡cuatro meses! que, además, provocaron un serio accidente personal, ruidos atronadores y polvaredas que, por días, casi nos sepultan, algo que, a buen seguro, podría haberse evitado si la cordura hubiera imperado en la toma de decisiones, tanto de gobernantes como de gobernados.
Dicho lo anterior, explicaré ahora en que consistió la carísima y polémica eliminación de barreras arquitectónicas del portal de mi comunidad. A escala, la Fig. 1 muestra su plano antes de haber sido sometido al proceso de adaptación; en él se observan las áreas S1 a S4 y calle, que estaban a distintos niveles, por lo que se accedía a ellas subiendo o bajando escalones; para esquivarlos, el proyectista de tan magna obra optó por enrasar las superficies S1 y S2 con la S3, mediante el carísimo, lento y ruidoso método de demoler toda la estructura existente bajo las superficies S1 y S2, y sus respectivos escalones de acceso. También ideó la eliminación de la escalera de acceso de la superficie S3 a la S4, substituyéndola por una rampa, haciendo lo mismo con el escalón de la S4 con la calle (ver las partes aplicables ralladas en rojo de la Fig. 2) y, aprovechando la ocasión, eliminó también la puerta 5.

Fig. 1

Todos los materiales bajo las superficies S1 (de unos 14 m2) y S2 (de unos 15.4 m2), rayadas en rojo (ver Fig. 2), fueron eliminados hasta el nivel de la superficie S3 (un rebaje de unos 80 cm). Debido a ello, también fue necesario bajar las puertas 1, 2 y 3 hasta el nivel de S3, excepto la 1 de la escalera derecha que se desplazó hacia la pared contigua.

Fig. 2

Por fin, tan brillante obra (ocurre siempre que se dispara con pólvora del rey), quedó de la forma visible en la Fig. 3, en la que son visibles las dos rampas rayadas en azul (incluyendo el pasamanos central de la rampa más larga), la eliminación de dos escalones de las escaleras de bajar, la adición de dos escalones en las escaleras de subir y esa especie de gallinero con tres escalones de la puerta 1 de la derecha. Según información del administrador de la finca, esta «juerga flamenca» nos va a costar la bonita cifra de 60.000 € del año 2018.

Fig. 3

¡Ah, se me olvidaba!, aprovechando la “movida”, a un rumboso se le ocurrió substituir las puertas batientes de los ascensores y de acceso al inmueble, por otras correderas ¡todo un ejemplo de buena gestión!
Como he dicho, la obra ya está hecha, y tengo muy claro que las leyes, nos gusten, o no, deben cumplirse, pero estoy convencido que este caso podría haberse resuelto con una solución mucho menos incómoda, sucia, ruidosa pero, sobre todo, mucho más rápida y barata.

Página principal:
https://www.ganandobarlovento.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.