La ubre con ruedas

Desde hace poco más o menos medio siglo – en otros países más – los españoles nos hemos motorizado a base de realizar un gran esfuerzo económico, sin olvidar también el coste personal y social causado por los graves problemas derivados de los accidentes de tráfico. Ninguno de estos importantes inconvenientes nos ha disuadido, ni a conductores en activo ni a futuros conductores, de poseer vehículo propio, lo que me hace pensar lo siguiente ¿Qué tienen los coches para que gustosamente hagamos tantos esfuerzos para poseerlos?

Dejo apartada la cuestión de los accidentes, y llamo exclusivamente la atención sobre la incidencia que la posesión de vehículos tiene sobre nuestra dañada economía actual, a la vez que pondré de manifiesto la alta contribución que tal posesión tiene a las arcas de las administraciones públicas

Para dar respuesta a ello, haré unas estimaciones – claramente a la baja – basadas en los siguientes supuestos:

–       Vehículo de gama media.

–       Consumo medio: 6 l/100 Km.

–       Precio actual del combustible: 1,4 €/l.

–       Compra financiada a cinco años.

–       Entrada para la compra: 3.000 €

–       Cuotas mensuales: 450 €

–       Kilómetros recorridos por mes: 1.250 Km.

COSTES CORRESPONDIENTES AL PRIMER AÑO DE LA COMPRA DEL VEHÍCULO (€)

CONCEPTO

PRECIO ANUAL

PRECIO MENSUAL

IMPUESTOS

ANUALES

MENSUALES

18 % IVA

OTROS

18 % IVA

OTROS

Carnet (*)

1.400

116,6

213,5

17,79

Compra Entrada

3.000

250

457,6

38,13

Plazos

5.400

450

823,7

68,64

Matriculación

91,80

7,65

91.80

7,65

Seguro

300

25

45,7

3,80

Carburante (**)

1.260

105

519,9

43,32

Mantenimiento

130

10

19,8

1,65

Garaje

960

80

146,4

12,2

Parking

60

5

9,1

0,75

Impuesto de circulación

126

10,5

126

10,5

Multas

75

6,25

75

6,25

TOTALES

12.802,8

1.066

2.235,7

292,8

185,53

24,4

2.528,50

209,93

(*) Solo aplicable a conductores noveles.

(**) El impuesto sobre el carburante, que incluye también el 18% de IVA, está estimado en el 70,25 %

COSTES CORRESPONDIENTES A SEGUNDO AÑO Y SIGUIENTES, TRAS LA COMPRA DEL VEHÍCULO (€)

CONCEPTO

PRECIO ANUAL

PRECIO MENSUAL

IMPUESTOS

ANUALES

MENSUALES

18 % IVA

OTROS

18 % IVA

OTROS

Plazos

5.400

450

823,7

68,64

Seguro

300

25

45,7

3,80

Carburante (*)

1.260

105

519,9

43,32

Mantenimiento

130

10

19,8

1,65

Reparaciones

150

12,5

22,8

1,9

Garaje

960

80

146,4

12,2

Parking

60

5

9,1

0,75

Impuesto de circulación

126

10,5

126

10,5

Multas

75

6,25

75

6,25

TOTALES

8.461

704,25

1.587,4

201

132,26

16,75

1.788,4

149,01

En esta tabla, no he tenido en cuenta los incrementos anuales de los precios, por lo que los valores mostrados se alejan cada vez más – a la baja – de los reales, cada año que pasa.

La cuantía de los impuestos que arrojan las tablas anteriores, no dejan ninguna duda sobre la fabulosa aportación que, solamente la automoción doméstica, hace a las arcas de las administraciones públicas, y que convierte a éstas en unas ordeñadoras inmisericordes de  tan colosal ubre, para lo que no dudan – entre otros alardes – de cargar a los carburantes con unos impuestos confiscatorios, y establecen en el Reglamento General de Tráfico unos, no menos confiscatorios baremos monetarios sancionadores, con el hipócrita pretexto de mejorar nuestra seguridad vial. Este importante esfuerzo impositivo de los conductores, debería ser suficiente para que las administraciones públicas sufragaran un «monumento al sufrido conductor desconocido» pero, lejos de ello, se entregan, un día sí y otro también, a ponerlo en mayores dificultades, de las que, seguidamente, cito solamente algunas:

–       ¿Sabe alguien en qué benefician al conductor esos carteles que dicen: «Tramo de concentración de accidentes» y su pareja inseparable «Fin del tramo de concentración de accidentes»? yo tampoco. ¿No sería mejor analizar sus causas y, en consecuencia, corregirlas utilizando para ello el dinero sangrado a los sufridos conductores?

–       ¿Quién no conoce accesos a autovías y autopistas, en los que para salir o entrar en ellas es casi necesario hacer maniobras?

–       Zonas azules y amarillas, de pago ¡claro!

–       Autopistas de gran seguridad viaria, pero “de pagaje”, perdón, he querido decir “de peaje”

–       Señalización tóxica, cuya proliferación impide su digestión en un corto espacio de tiempo.

–       Rádares instalados en lugares con el único objeto de aumentar la recaudación pues, para nada, contribuyen a aumentar la seguridad vial.

 Y, sin embargo,… ¡seguimos teniendo coche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.