Mis “otros” paseos por Zaragoza

Dejo aquí una colección de auténticas genialidades con las que, por aquí y por allá, nos dejan boquiabiertos nuestros admirados diseñadores del tráfico urbano.

1

1

2

2

La fotografía 1 fue tomada el día 30-3-2014. En ella es visible parte del Paseo de la Ribera y de la calle Sixto Celorrio, en la que señalo con una flecha un paso de cebra peatonal. Quienes diseñan el tráfico, conscientes de los beneficios que las caminatas tienen para la salud del ciudadano, decidieron colocar este paso peatonal bien alejado de su sitio natural, con objeto de que el viandante se vea obligado a dar el entretenido rodeo trazado en rojo sobre el esquema 2 (sucinto mapita del área en cuestión, en el que está trazado este recorrido para ir desde la Calle Sobrarbe al Paseo de la Ribera o viceversa). Muchos que como yo carecemos de sensibilidad para apreciar tan altruistas deseos, “recortamos recorrido” siguiendo el trazado en verde; lástima que bastantes “ases del volante”, olvidándose frecuentemente del intermitente para desviarse hacia Sixto Celorrio, no nos comprendan y tan glorioso momento de cruzar la calle pueda convertirse en una perdida reseña en cualquier página de sucesos, en la que, naturalmente, peatón y conductor serían tachados de culpables ¡faltaría más!

3

3

4

4

La fotografía 3 fue tomada el día 29-3-2014, y muestra el paso de cebra – señalado en rojo sobre el mapa representado en el esquema 4 – sito en el cruce de la calle Valle de Zuriza y Av. de San Juan de la Peña. Observe el lector que, en el medio y medio de ambas salidas de este paso, nuestros sesudos diseñadores de tráfico, han colocado semáforos con la imaginativa idea de que quién cruce por allí no se duerma y esté atento para no estamparse contra ellos; original determinación que, a buen seguro, imitaran los más reputados expertos.

5

5

6

6

La fotografía 5 fue tomada el día 30-3-2014, y muestra el semáforo que regula el tráfico de automóviles y bicicletas en el cruce de la calle Valle de Broto con la Avenida de San Juan de la Peña. También se ve en ella un carril “bici” paralelo al paso de cebra y otro, perpendicular a éste, señalizado en color verde, pero no existe, a día de hoy, ningún otro carril “bici” proveniente de la calle Valle de Broto que conecte con ellos, puesto que todavía no existe, lo que no es óbice para que el semáforo ya esté regulando el tráfico de un carril inexistente, a la vez que complica, aún más, el muy entrecortado tráfico de Zaragoza, especialmente desde el advenimiento del tranvía. En el mapita 6 y con un círculo rojo, está señalado el semáforo en cuestión, así como los carriles “bici” trazados en color verde.

En esta ocasión, nuestros regidores, siempre preocupados por los serios problemas que el tráfico de bicicletas conlleva, se han adelantado a éste; eso sí, complicándole bastante más la vida a los conductores de los demás vehículos. Por todo ello propongo el debate siguiente sobre nuestros regidores: ¿son diligentes para problemas tan “sensibles” como este, o lo son solo por cuestiones más tangibles?

7

7

8

8

9

9

Las fotografías 7 y 8 de la Plaza de Mozart fueron tomadas el día 31-3-2014 en la Calle Marqués de la Cadena, y los semáforos más próximos que se ven ellas son los señalados con 1 y 2, respectivamente, en el mapita 9. Estos semáforos regulan el tráfico de de vehículos y del carril “bici”, trazado en verde sobre dicho mapita. El tipo de rotonda de la Plaza Mozart y sus múltiples semáforos, hacían que circular por ella provocara en los conductores esa extraña sensación que producen algunos deportes de riesgo, y a alguien, para prolongar semejante emoción, se le ocurrió la brillantísima idea de añadir, atravesándola, ese carril, como también se ve en el esquema 9. Ahora, circular por esa plaza y accesos, es mucho más lento que antes, pues a los semáforos de siempre se le han añadido los específicos para las bicicletas, cuya señal de vía libre no coincide con la de los vehículos que giran a la derecha; ¿se puede pedir más?

10

10

11

11

 12

12

Las fotografías 10 y 11, tomadas el día 2-4-2014, corresponden a las direcciones opuestas del mismo paso de peatones sito en el cruce de la calle F. Olivan Bayle y la Av. San Juan de la Peña. En ellas se aprecia que, para cruzar la calle, es necesario atravesar los dos pasos de peatones propiamente dichos – marcados en rojo en el mapa 12 –, el paseo central de la calle F. Olivan y el carril “bici” construido sobre él. Sorprendentemente, solo el paso marcado con el 1 en el mapa 12 tiene semáforos para regular el paso de los peatones, el otro – 2 – solo tiene dos semáforos intermitentes para regular exclusivamente el paso de vehículos.

Dejo aquí esta antagónica manera de resolver un mismo problema de tráfico, pues confieso que me declaro incapaz de averiguar las razones que movieron a los expertos a poner semáforos peatonales en un solo lado. Tengo el presentimiento de que el carril “bici” seguirá dando que hablar.

2 comentarios sobre “Mis “otros” paseos por Zaragoza”

  1. Hombre, en el último caso está claro, los semáforos están puestos para los coches, entonces cabe dentro de lo normal que la entrada a F. Olivan Bayle desde San Juan de la Peña se regule con un semáforo intermitente puesto que si no hay peatones y los coches pueden salir de San Juan de la Peña se aligera el tráfico de esta avenida. Es un esquema muy habitual y se utiliza en muchísimas ciudades.
    En el otro lado es necesario poner un semáforo de parada porque existe la opción de cruzar (en coche) la avenida y no se puede poner simplemente uno intermitente, con lo cual es lógico que se ponga también uno para los peatones.

    En el caso del semáforo de bicicletas en Valle de Broto también tiene una explicación lógica y, bajo mi punto de vista, acertada. Porque si recuerdo bien como es la situación de esa calle, el semáforo regula el tráfico de las bicicletas que se van a incorporar al carril bici desde la calzada, que es por donde se debe ir en esa calle a pesar de que es una calle peligrosa para ir en bici, se podría pasar sin necesitar ese semáforo y guiarse por los del resto del tráfico rodado pero también sirve como indicación de que va a empezar un carril bici.

    En el resto de los casos, sí, quizás el/los responsable/s del diseño de las vías y su regulación con semáforos no estuvieron del todo acertados. Aunque estas cosas siempre suelen tener una explicación que, aunque algunas veces sea equivocada, a priori no siempre está tan claro.

    Por ejemplo, yo también sufro el diseño del semáforo de Sixto Celorrio pero me imagino que la explicación viene por temas de falta visibilidad desde los coches, no debería ser un mayor problema sobre todo teniendo en cuenta que es un tramo limitado a 10km/h pero también sabemos que en este país el respeto por las normas de circulación no siempre es impecable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.